viernes, 10 de septiembre de 2010

ANONIMO

Si es violencia okupar o tomarse una casa o terreno porque creo que la tierra o el techo es para quien lo necesite y no para quien puede pagarlo, entonces, soy violento.

Si es violencia generar talleres o instancias educativas horizontales y gratuitas porque creo en el libre acceso al conocimiento y porque creo que la educación del sistema idiotiza, atrofia y frustra a la gente en función del dinero y la explotación, entonces, soy violento

Si es violencia generar un espacio de organización y acción para cambiar mis condiciones de vida porque ya no creo en que alguien va a hacerlo por mi, rechazando a dirigentes y autoridades porque creo que es prestarse para atropellos y basureos, entonces, soy violento

¿Acaso los métodos pacíficos, progresistas, civilizados y de consenso han cambiado la pobreza, el asinamiento, la contaminacion, la miseria, el sin sentido o el aburrimiento?

¿Acaso las votaciones, las postulaciones a x institución, los sindicatos y asambleas han logrado cambiar para mejor nuestras condiciones de vida y el sentido de esta misma?

Que quede claro, si cuestionar y cambiar mis condiciones de vida es considerado violencia, mi violencia nace como respuesta a una violencia que se me ejerce desde antes de que tuviese conciencia, desde el momento en que nací, y es que desde antes de pensar y hablar, soy obligado a pensar y hacer lo que las autoridades dictan, lo que las religiones dictan, lo que la patria dicta, lo que el mercado dicta, lo que las leyes dictan, lo que la familia dicta, y entre todos estos dictadores, ¿donde quedo yo con mis opiniones, reflexiones, sentimientos y emociones?

A nadie se nos preguntó si el mundo en que vivimos nos parece, este se nos impone nos guste o no nos guste, pero si es violencia darse cuenta de esto y querer rechazar o romper lo que se me impone, entonces, soy violento y soy capaz incluso de invitar a otros a ser violentos, a vivir lo que piensan y sienten, porque el conflicto, la inconformidad, el enojo, la ira, el odio, son parte de nuestras emociones naturales, que debemos experimentar y desarrollar para experimentar también la alegría, el goce, la realización y el amor, son todos parte de nosotros y desde siempre nos han acompañado y tal ves siempre nos acompañen.

Negar estos sentimientos y sus expresiones, es realmente lo mas violento que nos podemos hacer a nosotros mismos y terminar con esta represión que nos ejercen otros y uno mismo es el primer paso a vivirnos plenamente.

Kompa Anonimo

LIBERTAD DE EXPRESION

LIBERTAD DE EXPRESION